Nuevo CD de Patricio Manns

Patricio Manns – La tierra entera

Aunque nunca ha levantado un álbum puramente autorreferente, obra y autobiografía se funden en muchas de las mejores canciones de Patricio Manns. Sus discos pueden, por eso, escucharse como depósitos de claves existenciales, y no sólo en experiencias sino en relación a sus paisajes, sus causas y sus preocupaciones como creador. La tierra entera, el primer disco del cantautor y escritor en siete años, es registro de imágenes e inquietudes en torno a la Naturaleza del Sur de Chile, ésa que acogió la rica infancia de Manns en Chiloé y alrededores, y que viene poblando sus composiciones desde los años ’60 (Entre mar y cordillera se titulaba, de hecho, su primer disco, hace 44 años). Éste es un disco poblado de imágenes de lunas, lagos, ríos, montañas y valles; y no como elementos de una acuarela idealizada sino como parte constitutiva de la personalidad de quien canta.

El paisaje chileno es ancla para que Manns se explaye aquí sobre asuntos diversos vinculados siempre a la tierra, sea un viejo amor ingrato (“La tierra entera”), una pasión romántica homologable a la fuerza de los elementos (“Déjame ser”) o el periplo de una joven mapuche «ofendida por las pasiones y la codicia / huyendo de las venganzas y el egoísmo / desde Temucho hasta Ginebra / del Chile tuyo, del Chile abismo / de la vergüenza de tu ostracismo» (“Araucarita”).

Acaso por primera vez en su discografía, la Naturaleza es, también, motivo de indignación, y dos de estas diez canciones se explayan sin timideces sobre la depredación medioambiental. En “Los ríos de Chile tienen dueño” se nos habla de una vida acompañada por la libre circulación de las aguas, y a la cual el negocio de desconocidos separó de su fuente. Es el propio Manns quien lamenta su regreso al Sur para encontrar que sus cauces de niño son hoy aguas de lucro ajeno: «Y aunque no conozca tu historia reciente / pues me echaron lejos de tu orilla riente / y aunque vengo viejo, duro y muy gastado / para mí eres todo lo que fue el pasado». En el tema “Pascua Lama” no caben las metáforas. Con el nombre completo de la mina nortina amenazada por la empresa canadiense Barrick-Gold, el autor acusa que «el agua es para el hombre / la bienamada / pero podría hacerse copa vaciada / si no alzamos el puño contra el abuso / de cambiar los glaciares por oro sucio».

Si la marca autoral de Manns ha sido la vehemencia poética, su fuerza es hoy, a los 72 años de edad, un músculo tonificado y de asombrosa vigencia. Podrán gustar más o menos los arreglos en los que hoy se acomoda su canto: un fresco sonido de vínculo jazz, con diez instrumentistas invitados y dirección del pianista Gonzalo Palma; que abrillanta muchas canciones pero que en otras deja en deuda una mayor solemnidad. Lo significativo es el traspaso intacto de una identidad autoral que cruza nuestra historia cultural y que produce una inevitable nostalgia por los tiempos en que la canción chilena forjaba a figuras así de portentosas.

Marisol García

Patricio Manns / ”La tierra entera” (2010, Alerce)

1. Araucarita, 2. La tierra entera, 3. Los ríos, 4. Pushkin, 5. Como un ladrón, 6. Borrachera, 7. De Pascua Lama, 8. Coplas del prisionero universal, 9. Déjame ser, 10. El bosque en llamas.

Esta entrada fue publicada en Destacados, Noticias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *