Alerce

Historia de ”Alerce, La Otra Música”

Alerce, La Otra Música, sello independiente chileno, nace en 1975 con dos objetivos fundamentales: reeditar la música que había sido prohibida por la dictadura militar y apoyar a los artistas que continuaban defendiendo el folklore y el canto urbano.

El día 16 de septiembre de 1973 Víctor Jara fue asesinado en el Estadio Chile (hoy rebautizado como Estadio Víctor Jara). A su muerte siguieron las del periodista Carlos Berger, Juan Peña, director de la orquesta sinfónica de La Serena y una serie de importantes nombres vinculados a la vida universitaria y a la cultura.

La participación de artistas e intelectuales, cantores populares y músicos en general, en el amplio proceso social y político que vivió Chile en la década del sesenta, fue una de sus muchas y más ricas características.

Hasta 1973, la industria fonográfica chilena había reflejado vivamente este proceso, en especial en lo que se refiere al auge de la música folklórica y Nueva Canción Chilena. Al instaurarse en Chile un régimen de terror que obligó a la quema de libros y a la destrucción de discos y matrices que incluían obras musicales de diferentes contenidos, nuestro mundo cultural entró en un período de total oscuridad.

No es fácil olvidar aquella conferencia de prensa en la cual una autoridad pretendió prohibir algunos sonidos que, aparentemente tenían una connotación política de izquierda; quenas, zampoñas, charangos dejaron de escucharse por largo tiempo en las programaciones radiales. Prueba dramática de esta situación la constituyen las circulares que las compañías discográficas hicieron llegar a todos los distribuidores de discos a fines de 1973: “Volvemos en relación con nuestra circular Nº 2.138 del 28 de septiembre pasado para dar la lista ampliada de todos los discos que hemos debido dejar de fabricar y retirar de catálogo con sujeción a la autocensura que la Junta de Gobierno ha dispuesto para la industria fonográfica nacional”. La circular incluye desde grabaciones de Quilapayún hasta Nicanor Parra, Violeta Parra, el conjunto Cuncumén y Osvaldo Díaz.

La industria fonográfica debió aceptar el nuevo orden. Naturalmente todo lo que fuera la empresa fonográfica DICAP había sido destruido y un interventor nombrado por la Junta Militar vigilaba los restos.

Lo que necesitamos precisar, para entender esta situación, es el grado de compromiso que los artistas en general habían adquirido con el desarrollo social del país. Figuras del teatro, la TV o el canto popular eran vistos domingo a domingo en talleres y fábricas, o participando en la construcción de plazas o juegos infantiles; estos “trabajos voluntarios” que si bien provocaban sonrisas o ácidos comentarios en sectores de oposición, tenían un sentido vital.

Se había producido un vacío total en el ámbito cultural. La experiencia vivida en los medios de comunicación y la necesidad sentida profundamente de no permitir que se borrara lo que se ha llamado “La Memoria de un Pueblo”, la urgencia de rescatar valores culturales importantes y la necesidad de mantener la actividad creadora iniciada por una generación nueva, que veía ahora truncadas sus esfuerzos, motivaron la creación de la empresa fonográfica “Alerce, La Otra Música”.

Alerce aparece en el año 1976, cuando en el panorama fonográfico se advertían serios anuncios de crisis. Compañías como Banglad o Asfona eran víctimas de un proceso de cambios en diversos aspectos de la vida cotidiana.

La ola de importaciones que sobrevendría en los años siguientes iba a provocar uno de los cambios decisivos en la industria: el disco sería reemplazado por el caset, causando el cierre de las dos únicas fábricas de discos, y la urgencia de nuevas políticas de comercialización.

En ese momento Alerce se planteaba no como una empresa comercial, sino simplemente como un instrumento para registrar hechos artístico-culturales que intuitivamente sentíamos que era preciso conservar como testimonio y a la vez, difundir. Fundamentalmente considerábamos el disco como un medio de comunicación masivo, única alternativa frente a los otros medios, totalmente cerrados para toda expresión que tratara de afirmar una escala de valores diferente a la propuesta oficial. Por otra parte, se trataba también, en lo que a música corresponde, de restablecer el vínculo con la Nueva Canción Chilena, cuyos representantes mas significativos estaban condenados al exilio. Vivíamos y vivimos aún una cultura fracturada, partida violentamente en dos.

No es posible hablar siquiera de infraestructura del sello Alerce en ese período, en que cada publicación era no sólo un riesgo económico sino un riesgo personal: la aparición de un LP de Violeta Parra, o de Víctor Jara significaban, cultural y políticamente, un desafío que por supuesto tuvo sus respuestas bajo diversas formas.

La “infra” de Alerce estaba constituida por una oficina en un subterráneo, una máquina de escribir y una lámpara, todo esto como generosos préstamos de familiares y amigos.

Todo constituía un desafío en la actividad de Alerce, en lo comercial era preciso aprender hasta los detalles más elementales y así simplemente la experiencia cotidiana fue dando forma a la empresa cuyo carácter marginal se mantiene hasta hoy.

Independiente de la parte anecdótica la aparición de un sello como Alerce fue objeto de especial atención, no sólo por parte del Gobierno, sino por parte de los medios de comunicación y del público.

El material, con una connotación de carácter subversivo según algunos comentaristas de la época, era presentado con una gráfica que llamaba la atención por su calidad artística, con ello logramos identificar con facilidad el producto del sello Alerce, cuya calidad en lo técnico y artístico también se constituyeron en un factor importante para su situación en el mercado.

Planificando hasta hoy sin criterio exclusivamente comercial ni empresarial, prácticamente sin marketing, de manera más intuitiva que científica, Alerce adquirió un prestigio que permitió su consolidación y su autofinanciamiento actual.

El problema principal lo constituía como actuar en un medio competitivo, sin tener mayores recursos, ni acceso fácil a los medios de comunicación y mucho menos a un medio como la radio, fundamental para la difusión.

Otro factor no menos importante era el financiamiento de las producciones culturales. La solución estaba en gran parte, en asumir el carácter marginal y prácticamente renunciando a la promoción radial, dificultada además por el formato mismo de las programaciones que impide la inclusión de material musical ajeno a las pautas tradicionales o la lista de los 40 éxitos.

Como medio de financiar las producciones y a la vez mostrar a un público masivo los artistas del sello se programaron los espectáculos Alerce. Estos tuvieron un comienzo promisorio en el viejo Teatro Esmeralda, de Santiago, sala abandonada en un rincón de la calle San Diego al llegar a Av. Matta.

La asistencia creciente de un público juvenil y adulto nos hizo acometer con irresponsable audacia una tarea que marcó un hito en ese difícil período: los festivales Alerce en el Teatro Caupolicán. Estos festivales podían dejar una utilidad fuerte, capaz de aportar bastante al pago de muchas facturas y a la vez crear una imagen poderosa del sello y de sus artistas.

Frente a la incredulidad de muchos, el primer festival del sello Alerce repletó el teatro y fue el primer gran espectáculo musical masivo que se realizó en Chile después del 11 de septiembre.

La otra motivación importante, desde el punto de vista cultural era estimular la creación en los compositores jóvenes.

Las sucesivas prohibiciones de los espectáculos Alerce, los intentos de lograr que las fábricas se negaran a prensar los discos y las acusaciones de carácter político solamente lograron frenar el desarrollo de Alerce como empresa, pero su tarea de rescate cultural, su aporte en el medio cultural, se hicieron sentir y alentaron la conquista de espacios de libertad para el canto popular, para la canción contestataria y marginal, retomando las raíces que la atan a la lucha de nuestro pueblo.

Es necesario destacar que Alerce actúa más que como organismo cultural, como una “empresa cultural” donde el producto adquiere de inmediato un significado extra musical, al menos en la primera etapa del sello. Durante años Alerce ha entregado una música rica en contenidos diversos, rica en expresiones que corresponden simplemente a una realidad cultural.

La labor inicial de recuperación de una historia fue seguida con trabajos de investigación y de difusión folklórica, grabaciones de carácter didáctico, grabaciones de música tradicional, grabaciones de cantautores dándoles la posibilidad hasta entonces difícil de acceder al mundo fonográfico y finalmente la ampliación de su catálogo con la inclusión de intérpretes de otra latitudes, hasta incorporar repertorios de carácter liviano que con su venta permiten financiar la producción local de nuevos talentos.

Ricardo García

30 comentario(s)

  1. Hola! Quisiera saber si existe, o uds me pudieran mandar alguna lista con los NÚMEROS DE CATÁLOGO de todo lo q uds han publicado… o al menos una parte, en lo q concierne a algunas bandas.

    Sucede que he ido subiendo esa información DISCOGS y su base de datos, cosa de tener la mayoría de las cosas ingresadas y un mejor catastro de la musica chilena (en general) y a manera d actualizar la información online, y de paso promover nuestros artistas.

    No es nada para ganar plata ni nada corporacional, ni tampoco tiene q involucrar fotos o derechos de imágenes o ningun tipo de derecho. Soy un simple chileno, que da un poco de su tiempo libre en este sitio, subiendo y actualizando material y a veces, me resulta casi imposible conseguir los números de catalogo, q si es, por ej, ALC-30 o ALC-35, o si ese mismo album tuvo una version en LP (sería ALP-30 o ALP-35 en este caso, tratandose del mismo trabajo).

    Con suerte a veces, uno consigue en internet fotos borrosas o muy pequenhas, donde están o son mencionados estos datos, pero muchas, veces, si certeza, es imposible saber, si exitió, por ejemplo, una copia en vinilo, o no, y para ingresarlos hay que tener pruebas, links q respalden lo q uno pone.

    Y siendo esto relativamente nuevo en Chile, y no habiendo NADA casi de información en la red, no sería malo actualizarlo. Al final, ganaríamos todos en esto, uds vendiendo y promiviendo sus artistas, uno, como coleccionista, sabiendo q existe o no, y el público en general, pienso.

    Sino, hay una forma de q uds suban ese material acá en su página, en forma de links, por ejemplo? MIL GRACIAS!!!

  2. Quisiera saber sobre un casette de Cantores Populares, con sello Alerce, en donde salían la canción del Aparecido, una a Camilo Torres y otra canción llamada El Jazmin y La Rosa, ojala puedan darme información donde encontrar dichas canciones. Gracias

  3. Excelente posibilidad de acceder al material musical de esa época. Me interesa “Terra Incognita” de Congreso, creo que es del 76.
    Gracias.

  4. Hola, lei con atencion el articulo, muy bueno … y una consulta.. podrian instalarse en valparaiso .. y de aqui producir artistas de todo el pais .. salir de santiago les hara muy bien.. y espero que reediten otra vez todo el catalogo de la musica que tienen
    buena suerte …

  5. Muy buen sitio! Yo estoy haciendo un trabajo de la Peña de los Parra, y más que la música en sí (que ya lo tengo más claro) me gustaría saber si alguien me puede contar un poco de cómo era esta, quiénes iban a tocar y como público, como tu te manejas en el tema quizás me puedas ayudar un poco.
    Realmente muchas gracias!

  6. hOLA dANIEL , POR FA ACLARANOS QUE COMPILACIONES TE GUSTARIA TENER? PODEMOS ARMARLAS PARA DESCARGA DIGITAL LEGAL POR SUPUESTO.
    sALUDOS!

  7. jOSE ANTONIO, TENEMOS ALGO DE LO QUE PIDES DE ANGEL PARRA. CORAZON DE BANDIDO Y CUANDO AMANECE EL DIA, NO CREO QUE SEA POSIBLE OTRAS EDICIONES DE LA EPOCA. SALUDOS

  8. hola, al ver esta pagina se me viene a la mente miles de recuerdos de mi adolecencia (eso no quiere decir que soy viejo tengo 31)y todas las bandas que escuche en ese tiempo gracias a UDS.
    Quisiera pedirles un par de favores para mi y miles de personas que esperamos revivir esos bellos momentos de los 90, pueden reeditar las mejores discos de esa epoca en uno solo (o las mejores canciones) ah y sobre todo la discografia que nunca mas pude encontrar del grupo entrekalles y los morton.
    Por su comprension les agradeceria de todo corazon.
    se despide un nostalgico del sello y de la otra musica.
    Daniel Toledo.

  9. Me interesa recuperar la musica de Angel Parra de esa época, los sesenta – setenta. Quisiera saber si existen nuevas ediciones o si se editaran nuevamente.

  10. Viola Chilensis estará pronto a la venta , tanto aqui en nuestro local como en otros lugares, Discomanía, Feria del Disco, palacio de la Moneda y otros.
    Saludos

    Viviana

  11. Quisiera comprar el documental “Viola chilensis”. Dónde lo consigo? De antemano, muchas gracias

  12. quisiera saben como accedo a los temas “Hundimiento del Toltén” parte de su letra es… El Toltén ya se está hundiendo siento el lamento de mis compañeros…
    y del tema “Terremoto de Chillán” parte de su letra es:… madre de mi vida me dajaste solo sin tener a nadie que vele por mi, muchas son las madres que lloran sus hijos en la noche negra que azotó Chillán. Estos temas son recuerdos de mi suegro y me encantaría poderselos conseguir, además saber quienes interpretaban esos temas.
    Por otra parte a mi me encantaría poder accder a laintroducción que hace Serrat en lainterpretación deltema “Una de piratas”, hace más de 15 años en Chile, tengo copia del recitalpero sólo aparece el tema nola introducción hablada que hace al mismo.

    Agradeciendo esta oportunidad de averiguar y esperando una respuesta se despide atentamente
    Ana

  13. Alguna vez escuche un album de tonadas antiguas, solo se que el duo que las cantaba se llamaba Agua Clara, me gustaria saber si grabaron con Alerce, y si asi fue como puedo obtener una copia.
    Esperando una respuesta se despide un amante del folklor chileno.

  14. Hola buenas. que gusto leer el articulo, fue exactamente lo que como joven chileno musico creativo, he sentido en relacion a la musica chilena y lo que fue la dictadura. La represion , etc, pero siempre supe que se mantuvo algo, y que buena llegar derrepente al sello alerce leer el articulo y enterarme.

    Llegue a traves de escuchar silvio en cassette de alerce y ahora me encuentro con manuel garcia, el grande, me gusta mucho.

    Yo tengo mi banda, la cual, rescata mucho de sentimientos, poesia, trova, flok, rock fusion, blues, todo en una perfecta armania.
    Mi gurpo se llama Jorrocko y tenemos muchos temas.
    me gustaria coordinar algo para ver lo de grabar, etc.

    Esperando respuesta . gracias.

  15. hola, me gustaría saber el porcentaje de radios chilenas en las cuales se toca musica folclorica, osea, que en su parrilla programatica no se vea interferida por musica anglo. esto es para mi examen de titulo.

    Atte. se despide,

    Carlos Espinoza Bórquez
    Locutor.

  16. Hola, realizo una investigacion sobre censura cultural en dictadura, y me mepregunto lo mismo que la otra chica sobre si tienen algun documento que hable de la censura que los afecto a ustedes, sobre todo las circulares.

    saludos!

  17. Nuestro nombre se debe a la similitud , que vimos, de la tala indiscriminada del Alerce, con la mutilacion tristre y cruel que se hacia en esos años con nuestra Cultura, creemos que asi como el Alerce es firme y resistente , nuestra cultura expresada en distintas actividades resiste a la invasión extranjera, y a cualquier intento por disminuir su importancia.

  18. Hola

    Estoy trabajando en una investigacion sobre la explotacion del alerce, necesito enfocarlo a nivel ciudadano, me gustaria saber si el sello alerce, toma este nombre por alguna relevancia de esta problematica, la extincion de este arból milenario, ya que ustedes comienzan en el año 76 y es justo el año en que se crea el decreto supremo Nº490, en favor a la proteccion del alerce, quisiera saber si existe algun lazo.

  19. Ando en busca de un concierto que se hizo en el teatro caupolicán por los años 70′, donde cantan varias figuras conocidas como: Margot Loyola, Tito Fernández, entre otros, además de varios grupos andinos como Huampara que recién estaban naciendo…en una época difícil. Mis padres tenían un cassette con dicho concierto, pero no aguantó los años y terminó deteriorándose…..Ojalá tuvieran alguna pista para recuperarlo…

    saludos,

  20. Hola,

    Quisiera saber si el sello tiene información de las fábricas que prensaban vinilos en la época. Tengo claro que las empresas cerraron y murieron con el tiempo, pero quizás exista alguna maquina o persona que se pueda utilizar hoy en día. Cualquier información se agradece. Nombres, fabricas, trabajadores de la época, direcciones, etc.

    Muchas gracias.

    1. Hola… busco información sobre las prensas de vinilos chilenas de “aquel” entonces… podríamos intercambiar información.

  21. Hola,

    Soy estudiante de musicología y realizo una investigación sobre música y clandestinidad en dictadura. Quisiera saber si el sello conserva alguna de las circulares (como la mencionada en el artículo de Ricardo García), u otro tipo de fuente de las censuras emanadas de la autoridad militar.
    ¿Poseen algún archivo?

    Muchas gracias

  22. Hola Ximena,

    todo depende de cada proyecto. Lo tradicional siempre ha sido contratos de 3 años y 3 discos que implican trabajar un disco durante un año. Seguimos editando los discos hasta que venden menos de 500 unidades al año. De ahí en adelante no fabricamos más copias. Los artistas reciben muestras de cada producción y un porcentaje sobre las ventas.

    Saludos

    Claudio Gutiérrez
    Productor
    Sello Alerce

  23. cuanto tiempo les dan a los artistas para vender los discos y cuantos discos les dan