Ricardo García. Micrófono abierto para la canción chilena

Ricardo García

Promotor de innumerables músicos desde su puesto de locutor radial, en los años ’50 y ’60. Principal impulsor de los movimientos de Nueva Canción y Canto Nuevo. Fundador de Alerce y primer animador del Festival de Viña. La biografía de Ricardo García casi no le deja espacio a nada más que lo mejor de nuestra música.

Por Marisol García | Fuente: Nuestro.cl

La palabra “discjockey” remite en la actualidad a un universo de trabajo musical radicalmente diferente al del mundo radial que la acuñó, de los años ’20 en adelante. Discjockey no era entonces el jovencito de tenida flúorescente capaz de hacer bailar a una concurrencia arrebatada con sus mezclas de música electrónica. El oficio remitía más bien a la actividad sencilla del anunciador que combinaba la lectura de mensajes publicitarios con la programación de selectos singles, el formato privilegiado por la industria hasta que la generación de los Beatles comenzó a darle más importancia al álbum como instrumento de promoción.

Discjockeys hubo en Chile muchos y muy destacados, incluyendo entre ellos a Raúl Matas, Julio Gutiérrez, Juan Carlos Gil y Miguel Davagnino. Pero pocos trascendieron su oficio estricto de comunicador radial como lo hizo Ricardo García, el hombre que elevó su oficio hacia una plataforma de enorme e imperecedero aporte cultural. Para García, la radio fue la base para conocer y darse a conocer en un mundo -el de los cantautores chilenos- al que terminaría aportando de modo fundamental. Hoy su nombre es referencia ineludible para, por ejemplo, el recorrido histórico de la Nueva Canción Chilena, el Canto Nuevo, y la difusión de la trova latinoamericana bajo dictadura.

El popular “Discomanía

Aunque se crío como Juan Osvaldo Larrea García, en sus primeros pasos radiales acuñó su popular seudónimo, pensando en una mayor cercanía y recordación entre la audiencia. Su público de entonces lo conoció masivamente con “Discomanía”, el espacio de radio Minería al cual Larrea llegó como reemplazante de Raúl Matas, en 1955.

Desde entonces, y durante más de una década, su programa le abrió una ventana promocional a una amplia selección de nuevos músicos, que se sumaban a esa época revolucionaria para la canción popular a través de propuestas diversas en torno al neofolclore, la canción social (también llamada “de protesta”), el primer rocanrol y la investigación en torno a la raíz latinoamericana. Su contacto con tan valioso ebullir creativo (de Violeta Parra a Los Ramblers, de Patricio Manns a Luis Dimas) le hizo darse cuenta tempranamente que desde su puesto de conductor atestiguaba un remezón cultural que cambiaría para siempre el panorama de la música chilena.

Al acercarse, por ejemplo, al circuito de cantautores que hacia mediados de los años ’60 combinaba folclore, crítica social y una aguda revisión sobre nuestra posición en el contexto latinoamericano, supo que en ese inicial trabajo de Inti-Illimani, Patricio Manns, Víctor Jara, Isabel Parra y Rolando Alarcón se incubaba un fenómeno que debía ser tratado con altura de miras. Fue él quien bautizó este inédito germen creativo como Nueva Canción Chilena. Entusiasmado por su fuerza y carácter, organizó un festival de encuentro entre esos nuevos artistas (el “Festival de la Nueva Canción Chilena”), el cual tuvo tres versiones sucesivas a partir de 1969 y permitió dar a conocer masivamente títulos tan trascendentes para nuestra memoria colectiva como “Plegaria a un labrador”, de Víctor Jara, y la “Cantata Santa María de Iquique”, de Luis Advis.

Locutor y melómano espontáneo

Ya antes, en 1960, Ricardo García se había ocupado de animar la primera versión del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar. El dato es una curiosidad que suele olvidarse, pero que da luces sobre su relevancia en el ambiente musical de la época. Sus escenarios posteriores como animador incluyeron, además, el programa televisivo “Música libre”.

Su acercamiento a la radio había sido, de algún modo, fruto espontáneo de la necesidad. El joven García requería pagar sus estudios de estudiante de Bellas Artes y Pedagogía en la Universidad de Chile, y consiguió trabajo como locutor primero en radio Prat y, luego, en las estaciones Bulnes y Cooperativa Vitalicia. Antes del éxito de “Discomanía”, su espacio más importante había sido “El show de Ricardo García”, en radio Corporación. En radio Chilena, García se encargó de apoyar con sus libretos el programa con el que Violeta Parra compartía sus descubrimientos en los campos chilenos.

En tiempos en que las universidades locales no acogían aún el periodismo como carrera formal, García ensayaba de modo natural la ubicuidad que hoy que se considera natural en el gremio. A su labor radial, sumaba encargos habituales para revistas como Ecran, El Musiquero, Ritmo o Ramona, entre otras; a las que fue aportando sucesivas columnas, notas y entrevistas. Muchas de ellas se encuentran recopiladas en el libro Ricardo García, un hombre trascendente (1996, editorial Pluma y Pincel), publicación a cargo de José Osorio en la cual pueden encontrarse sus entrevistas a gente como Joan Manuel Serrat, Víctor Jara y Alfredo Zitarrosa, entre otros textos de diverso carácter. En el prólogo del libro, el escritor Volodia Teitelboim describe al discjockey y productor como una “figura jovial y trascendente, que […] en los años negros encendió la luz del canto para dar ánimo a un país horrorizado”.

Su vínculo con el circuito de la Nueva Canción Chilena lo convirtió en uno de los muchos indeseables de la dictadura militar impuesta en Chile en septiembre de 1973. Aunque no partió al exilio, García se vio enfrentado a múltiples obstáculos para continuar con su trabajo, coartada como estaba la libertad de expresión en todo el país y dificultada la creación musical a escala dramática (basta consignar el asesinato de su amigo Víctor Jara, la misma semana del Golpe de Estado).

El sello Alerce nació como un modo de avivar en algo un latir creativo que García sentía no podía detenerse. Su fundación, en 1976, abrió una ventana de difusión que, dadas las condiciones de la música popular chilena entonces, podría calificarse de un asunto de vida o muerte. Por un lado, la etiqueta se preocupó de reeditar el valioso catálogo que había legado el selló más maltratado por los militares: Dicap. Por otro, se permitió difundir localmente artistas entonces considerados “polémicos”, como los nuevos trovadores cubanos (Rodríguez, Milanés) o los chilenos viviendo su exilio en Europa (Quilapayún, Inti-Illimani, Ángel e Isabel Parra, entre tantos otros). Hasta nuestros días, Alerce acoge un trabajo coherente con la fusión ideológica y artística que García quiso imprimirle a su origen, y que tiene que ver mucho más con un modo humanista de abordar el trabajo musical que con una ideología partidista específica. Citamos su recorrido según la investigación de musicapopular.cl:

“Inaugurado con músicos de raíz folclórica y latinoamericana como Chamal, Ortiga, Hugo Lagos, Pedro Yáñez o Gabriela Pizarro, Alerce fue el principal agente promotor el movimiento del Canto Nuevo, con las primera grabaciones de Aquelarre, Santiago del Nuevo Extremo, Schwenke & Nilo, Eduardo Peralta y otros músicos entre mediados de los ’70 y de los ’80. El sello editó además parte del catálogo del proscrito sello Dicap, de las Juventudes Comunistas; fue también por años el nexo artístico con la Nueva Canción Chilena en el exilio, y más adelante se abrió a nuevas expresiones como las de Congreso y Fulano. Hacia comienzos de los ’90, Alerce abrió su catálogo al jazz, el rock, el hip-hop y el punk, fue el sello que editó los primeros discos de Los Miserables, Los Tres, Ángel Parra Trío y Chancho en Piedra, entre otros, y en la actualidad suma a ese catálogo histórico nuevos nombres como los raperos de Legua York”.

Ricardo García murió cuando Chile ya había recuperado su golpeada democracia, el 2 de junio de 1990 (durante unas vacaciones en Cuba). A diferencia de otros pilares de nuestro patrimonio, debe agradecerse que él sí logró ver en vida gran parte de la trascendencia de su trabajo como comunicador, aliado a una época fulgurante de talento local. Sin embargo, y a 17 años de su muerte, es probable que podamos sopesar hoy con aún más admiración el valor de un hombre que fortaleció la creación chilena dentro de un gremio muchas veces ensuciado por lamentables esfuerzos de sensacionalismo o escándalo barato. García confió en que el periodismo podía ser tierra fértil para el fortalecimiento patrimonial. Considerando que en su funeral recibió homenajes de gente como Silvio Rodríguez y Patricio Manns, se puede asegura que no puede haber estado tan equivocado.

Esta entrada fue publicada en Historia de Alerce. Guarda el enlace permanente.

18 Respuestas a Ricardo García. Micrófono abierto para la canción chilena

  1. Francisco López Vasquez dijo:

    Cuando empezó este año 2017, el festival de la canción de Viña del Mar, en nuestra querida Radio Cooperativa, se hizo recuerdo de todos aquellos animadores que habían participado en dicho evento. El señor “pelotazo” que estaba en el programa de las 4 de la tarde y que se llama “La historia es nuestra” junto a la periodista Paula….., comenzaron a recordar los nombres y este Sr “pelotazo” que no recuerdo su nombre, pero asi es conocido en el programa deportivo de esa emisora, tuvo la imprudencia de decir que el primer animador del Festival, “fué un Tal Ricardo García”. Desde ese momento para mí ya no lo llamo “pelotazo” sino “pelotudo”. Como puede ser tan ignorante y desubicado y dirigirse de esa forma a nuestro querido DON RICARDO GARCIA. Minutos después un auditor de la Radio llamó y solo dijeron que había sido el fundador del Sello Alerce. Tengo pendiente, en dirigir una carta a él y hacerle ver que tal comentario peyorativo es inaceptable para quienes conocimos a Dn Ricardo. Primero que se informe y despues emita su comentario, más aún en una emisora tan prestigiosa y escuchada como lo es radio cooperativa. Espero la reivindicación por parte de ese señor.

  2. RAQUEL dijo:

    todavia hoy despues de 60 anos tengo la calcamonia de pocas pecas
    eramos buenos amigos tambien con la
    ‘ gringita” en los primeros anos que vivi en israel nos escribimos lastima que no tengo las cartas

  3. luis dijo:

    Discomanía necesariamente se asocia a un GRANDE como fue Don Raúl Matas”el maestro” y después – entiendo – asume Discomanía Ricardo García.
    En ese programa difundió música en idioma ingles por excelencia.
    Todo cambia (M Soza) y después su foco musical fue la “canción chilena” y surge el sello ALERCE con el sello que le caracteriza.
    También Ricardo García tenía un programa con Tía Paulina (cocimiento de cosas ricas).Él allí repetía la receta paso a paso
    Por las tardes había un programa a su cargo donde era posible que se leyera el nombre y apellido de la persona que uno deseaba saludar porque estaba de cumpleaños.
    Tuvo programas auspiciado por AMBROSOLI. Buenos recuerdos.

  4. Dr. Luis Fernández Turbica dijo:

    Fue y será mi director musical espiritual, como él los dos admirábamos a Pocas Pecas que no era otra que la gran Doris Day, tan ignorada por algunos sabiondos pseudocinefilos.

  5. LUIS PALMA TELLO dijo:

    Recuerdo a nuestro querido y estimado Ricardo Garcia:
    Cuando en el año 1960, teniendo sólo 12 años, a nuestro curso el 6° A de la Escuela Anexa “José Abelardo Nuñez” nos llevaban al Teatro Municipal de Santiago, a los conciertos de la Filarmónica, todos los domingos a las 11 horas, nos llevaba nuestros querido profesor de Música, el recordado canta autor Rolando Alarcón. El concierto terminaba a las 13 horas y un grupo de 5 amigos nos ibamos corriendo a la Radio Minería, porque en el auditorium de la radio estaba Ricardo Garcia con un show en vivo, con artistas de la
    nueva ola y cómicos. Allí, conocí al mejor locutor y animador chileno de todos los tiempos, junto a Raúl Matta, son los más grande. Ellos están en la memoria y en el corazón del pueblo chileno. Afectuosamente, a sus familiares y amigos.

  6. Emanuel dijo:

    Cuando aprenderemos por fin a valorar a nuestra gente. Ricardo García, Lorenz Young, Freddy Hube, por lejos los mejores locutores y voces de diamantes, y seres humanos tremendamente grandes…ojalá dejemos un día de lado las anteojeras y aprendamos a ver

  7. Hola,

    Saludos desde California.
    Tuve la gran suerte de conocer a Ricardo Garcia, de trabajar junto a el animando el Primer Festival Internacional de la Cancion Popular en Chile. Era un gran amigo, super buen hombre y su legado a nosotros los cantantes de esa epoca fue grandioso. Un abrazo a todos los que se acuerden de mi.
    Pachi
    http://www.myspace.com/pachiypablo

  8. jorge reyes dijo:

    Un visionario del desarrollo musical chileno,gracias a el la voz de Chile se escucho en todo el mundo via Inti,Quila y otros,si no es por el …todavia estariamos escuchando a “Los Huasos Quincheros” de Pinochet….
    Companero..Ricardo Garciaaa….
    Presente…..Con tu ejemplo…
    Venceremos….

  9. rosendo farfan castellon dijo:

    mi nobre artistico johnny lang ,en los años 64-65 hasta el 68 tuve la gran suerte de conocer al Sr.Ricardo garcia cuando llegamos con mi grupo musical compuesto de hermanos…a Santiago,el nombre del grupo era The Musical Brothers… y quiero decir muy honestamente que la persona que nos abrio las puertas,creyendo en nuestro trabajo fue el Sr. Ricardo Garcia…que nos llevo a su´PROGRAMA de Canal 13 envivo para presentar el tema musical “Tu blanca palidez”.y como soy una persona agradecida quiero reconocer la calidad humana de este SEÑOR de las comuniaciones siempre hay que agadecer a alguien en la vida cuando te dan “Una mano” actualmente yo sigo en la musica y mis hijos igual…asi que siempre les converso de esta gran amigo que se cruzo en nuestra vida artistica…saludos a su familia que ha sabido mantener viva la imagen de este gran hombre….

  10. admin dijo:

    gracias…Ricardo Garcia es recordado todos los dias, por sus hijas, su mujer, sus nietos y también por ti…por muchos Gracias

  11. hector dijo:

    Ricardo García un personaje digno de ser recordado reiteradamente, y no quedar en el olvido, por la nueva generación de pseudo DJ y/u hombre de radio. HECTOR

  12. Daniel Ortiz dijo:

    Sr. Alejandro Chocair, he estado buscando información suya por internet, debido a que un tío me contó su hazana atravezando gran parte del país a caballo (Sorprendente). Mi tío lo invitó a la casa de él y usted estubo allí, en Loncoche especificamente a 10 km hacia la cuesta de Lastarria. Mi tío desea saber si escribio un libro que usted señaló que escribiria de su hazaña, y si fuera así como se llama, y sifuera posible conseguirlo aun.
    Me encantaría si pudieramos contactarnos vía correo electrónico (por favor escribame al correo danielagrono@gmail.com). Gracias.
    Disculpen los demas por usar este medio para contacto(fue la única opción)

  13. alejandro chocair lemus dijo:

    los años 68 69 tuve el honor como periodista de trabajar en radios cooperativa junto a a RICARDO GARCIA nombre y apellido con mayuscula.excelente profesional y ser humano.tambie n estaban pepe abad fredy hube sergio silva dario verdugo guillermo parada juan carlos gil adolfo yankelevich rafael kistainer hernan pereira luis hernandez parker igor entralla y tantos otros. un recuerdo y homenaje a ricardo garcia.en un a conferenciade prensa el sello alerce nos regalo un disco de violeta parra cantando en frances.gracias ricardo.me gustaria saber el correo electronico de fredy hube.seria posible? gracias

  14. Gonzalo Mery dijo:

    Un homenaje para un gigante de las comunicaciones, cuya figura vi por última vez de vacaciones en Tongoy en 1980, y quien survio de modelo e inspiración a muchos quienes elegimos el camino profesional de las comunicaciones y el periodismo.
    No me cabe duda que la figura de Ricardo García ya está en la historía de la música, el arte y las comunicaciones de Chile.

  15. Dr.LUIS FERNANDEZ TURBICA dijo:

    RICARDO GARCIA DIO UNA CALIDAD Y SERIEDAD A LO QUE HABIA SIDO UNA BUENA IMITACION DEL “HIT PARADE” AMERICANO QUE HACIA RAUL MATAS, EL COMPROMISO DE ESTE HOMBRE CONVIRTIO DISCOMANIA EN ALGO MAS QUE UN MERO PROGRAMA DE EXITOS MUSICALES, GRACIAS A EL CONOCI A PATRICIO MANSS, VICTOR JARA, LOS PARRA, QUILAPAYUN, CUANDO EL GOLPE DE ESTADO ACABABA DE TERMINAR MI DOCTORADO EN LOVAINA Y TENIA BILLETES PARA VOLVER A CHILE EL 23 DE SEPTIEMBRE DEL 73, NUNCA LOS USE, PERO SIEMPRE ME PREGUNTE QUE HABRIA SIDO DE ESTE LOCUTOR AHORA QUE YA JUBILADO VIVO EN ESPAÑA, HE LOGRADO GRACIAS A INTERNET CONOCER LOS DETALLES DE UN PERSONAJE QUE EN SU DIA ME ALLUDO EN CHILE A DIFUNDIR EL TRABAJO DE UN DIRECTOR ITALIANO:PASOLLINI PERMITIENDOME PROMOCIONAR A TRAVES DE RADIO COOPERATIVA DONDE HABIA RECALADO TRAS LA CENSURA QUE LE APLICARON EN RADIO MINERIA.
    VIVIRA SIEMPRE EN MI RECUERDO

  16. Elena Nito del Bosque dijo:

    Tiene razón Floreal Fierro, por ejemplo no dicen que Richard Rojas empató con Víctor Jara.
    Es una verguenza poner a unos que no estuvieron y sacar a otros que lucharon.
    Mala cosa esta

  17. Es curioso que el Sello Alerce siempre no
    hable de cantores importantes como Nano Acevedo y otros.
    También hay censura por este lado…

  18. pepe palomo dijo:

    Hay varias lineas que investigar para acopiar datos a la biografía de Ricardo. Entre muchas otras, no hay que olvidar que echó a andar en Discomanía su popular personaje Pocas Pecas, una especie de cowboy juvenil con su cara llena de pecas, personaje de audio que consiguió imagen a través del talento del gran dibujante Renato Andrade, Nato, en la revista El Peneca. Participo en varios Festivales de la Juventud. Coincidimos con Ricardo, el Tio Valentin Trujillo, Eduardo Ravani, Payo Grondona, Los Inti Illimani, Nano Acevedo, Freddy Hube, y otros en el Festival de la Juventud celebrado en la RDA. Ya con la dictadura en pleno declive le vi varias veces cuando dibuje para Alerce varias carátulas de discos. Recuerdo la del Piojo Salinas. Sería bueno comentarles a los jovenes de hoy que escuchan en Chile a Silvio Rodríguez o a Pablo Milanés que esto fué posible porque hombres como Ricardo García, Carlos Necochea, en plena dictadura abrieron los surcos del sello Alerce para que se colara en la noche de la mas rampante mediocridad el canto libre latinoamericano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *