Legua York cumple 10 años

Legua York

Bolivarianos, con conciencia de clase y combativos. Así se reconoce Legua York, el piño rapero que ha llevado a la capitalina población La Legua a pasear por el mundo. Acaban de aparecer en el compilado Militantes Hip Hop, del colectivo Agosto Negro, preparan su segunda gira europea y ahora que cumplen una década, su líder, Lulo Legua, alguna vez precandidato a diputado, hace los balances del caso. “El hip hop no va a hacer la revolución”, aclara, “La música es difusión de ideas”.

Por Luis Felipe Saavedra | Foto: Claudio Gutiérrez | Fuente: MUS

El nombre más recurrente de hip hop político en nuestro país es Legua York, y una de las caras más visibles es la de su fundador, Gustavo Arias, Lulo, poblador de La Legua que gracias a su insobornable postura fue reconocido hasta por el diario “El Mercurio” como uno de los cien jóvenes más influyentes del país en 2005. Junto a él, Unocerocero, Kabro Homer y Burgos integran la actual formación del grupo y han logrado, desde la precariedad misma, convertirse en el principal referente del rap local con apellido combativo y contingente.

Legua York ha traducido su mensaje en una serie inicial de casetes autoproducidos, dos discos editados por medio del Alerce, otros dos lanzados a libre disposición por medio de Creative Commons y varias apariciones en compilados. Herederas de la tradición de la Nueva Canción Chilena y de su figura más prominente, Víctor Jara, sus letras surgen desde las poblaciones marginales como denuncia de la desigualdad social y ataque al sistema económico neoliberal, a las instituciones poderosas y a los poderes fácticos.

Entre sus hitos más relevantes está haber tocado y compartido con el músico vasco Fermín Muguruza, el cantante Manu Chao y el Presidente boliviano Evo Morales, para quien actuaron en un acto organizado por partidos de izquierda el año pasado. Ya en 2002 ganaron el Festival de Todas las Artes Víctor Jara con su versión para el himno de Sergio Ortega “El pueblo unido”, al igual que en 2003 y 2004 con “Vida y muerte” y “No quiero mártires”. Han recorrido Francia, Alemania y España, y como miembros del colectivo bolivariano Hip Hop Revolución (ver recuadro) visitaron Argentina y Venezuela.

En 2000 dieron forma, con casi veinte nombres de rap combativo local (ver comentario de concierto), al colectivo Agosto Negro, con el que acaban de editar el disco compilatorio Militantes Hip Hop (2007, Dicap). Y en paralelo a conciertos, discos y viajes, Legua York sigue firme junto al pueblo: mantiene un centro comunitario con acceso a Internet y con libros para niños de su población, participa en el canal de televisión y en la radio comunitaria de La Legua y van donde los necesiten para cantar contra el sistema binominal o el embargo a Cuba y a favor del movimiento estudiantil, los mapuches y otras reivindicaciones sociales. Legua York son los raperos más movidos de la escena.

€“¿Como llega el rap a La Legua?
€“En lo personal llegó a través del breakdance y a través del graffiti, cuando veía a mis primos mayores que estaban practicándolo. Yo tenía nueve años. Vivía en esos años en la población La Castrina, que queda en el extremo sur de San Joaquín. Mis primos iban a las discos raperas que había los días domingo y yo era como la mascota del grupo, que andaba detrás del piño haciendo graffiti, bailando break €“recuerda Lulo.

€“Luego fuimos a conocer lo que pasaba en la Estación Mapocho €“agrega€“ y ahí conocí gente que hacía freestyle (estilo libre, o rima improvisada): al Scooby, a la misma Anita Tijoux, a Lalo Meneses o la gente de Tiro de Gracia antes del boom masivo. Conocí como ellos hacían su disciplina en el parque mismo, en la calle, mientras uno era un simple espectador o desde la trinchera del break más básico, del funky fresh o desde el graffiti. Cuando nos fuimos de nuevo a vivir a La Legua, después de muchos años en que mi familia estuvo separada, ahí conocimos otros compañeros y amigos que también estaban haciendo rap, graffiti y empezamos a encontrar que en la Villa La Legua también había hip-hop.

€“¿Y qué grupos escuchaban?
€“Llegó harto Public Enemy, NWA, se escuchaba algo de La Pozze Latina, Panteras Negras, sonaba De Kiruza, puras cosas underground, hasta unos temas de Jovanotti, el italiano. Al que le llegaba un caset se preocupaba de copiarlo y andar pasándolo, ése era el sistema. En mi caso primero fue funky fresh: un poco de break básico y también un poco de graffiti.

€“¿Pintabas consignas políticas o tags?
€“Hice mucho tag (firma propia o de su colectivo) y mucho pensamiento sobre la muralla, porque soy parte del FRAP (Frente Revolucionario de Arte Popular), un colectivo de grafiteros que integra Agosto Negro, donde se hace graffiti como cualquiera, pero también se deja un mensaje. Como los graffiti de El Salvador o Centroamérica: solo las palabras y el mensaje. ¿Te acuerdas de eso?

€“No. ¿Como hacía la Brigada Chacón?
€“Hay dos tipos de graffiti en definición: está el que se conoce ahora, como el graffiti norteamericano u occidental, que es la figura, los dibujos y todo eso, y está el graffiti centroamericano que es solamente las palabras, los refranes, las frases. Nosotros empezamos a mezclar esas dos cosas desde un principio. Asumimos que viene la cultura norteamericana que nos entregaron por (el canal de videomúsica) MTV y toda esa mierda, pero también reconocimos desde un principio que somos latinoamericanos, que tenemos nuestro propio pasado. Ahí mezclamos lo que hacía la BRP (Brigada Ramona Parra, los muralistas chilenos de la época de la Unidad Popular), la Chacón, las brigadas muralistas de los 80’s y 90’s.

La población La Legua está ubicada al sur de Santiago, dentro de la comuna de San Joaquín, y debe su nombre a que está a una legua del centro, entendiendo por una legua a la distancia que una persona o un caballo pueden andar en una hora: entre cuatro y siete kilómetros. Fundada por obreros venidos del norte en la década de los 40’s, La Legua siempre se ha identificado con la izquierda política, y allí los partidos Socialista y Comunista ejercieron gran influencia. Por eso mismo fue uno de los pocos puntos donde hubo fiera resistencia a las fuerzas represivas tras el golpe de Estado de 1973 y en los años de la dictadura de Pinochet.

€“La población es difícil que no sea de izquierda y mi familia por ende también es de izquierda €“dice Lulo€“. Y les pasa a los chiquillos, que la mayoría de nosotros somos o hijos de exiliados o de detenidos desaparecidos, o con consecuencias directas de lo que fue la dictadura militar. Haciéndola corta, uno mismo es consecuencia de la dictadura, porque yo nací en plena época y tuve que vivir dentro de las leyes del tirano.

€“¿En qué año naciste?
€“1979, así que me acuerdo de cuando íbamos a las protestas, a las marchas, yo en los hombros de mis papás o armando las barricadas para cortar la calle. Además que como mi familia es de comerciantes, andábamos de región en región, así que me tocó ver desde muy niño cómo estaba viviendo Chile en dictadura, cómo se coartaban ciertas cosas, cómo las poblaciones eran intervenidas política y militarmente y con mano dura todo el rato.

€“¿Cómo ha cambiado La Legua estos diez años?

€“Lo que hemos podido hacer es juntarnos mucho más con otros colectivos y gente que está haciendo arte, cultura y política en la población La Legua. Lo que ha pasado es que en estos diez años sin querer, o con querer a lo mejor, nos hemos transformado en una especie de embajadores de La Legua y la gente la conoce ya no solo por la parte negativa sino que también por las artes y las cosas sociales que se hacen a través de la mirada que está dando Legua York hacia fuera. La gente nos saluda en todos lados de La Legua, nos reconocen y estamos a cargo de una biblioteca y un cyber comunitario donde van los niños a jugar, a ver los libros, a echar la talla. Hacemos programas de radio, programas de televisión, nos ven por todos lados.

€“Forman parte del pacto Juntos Podemos Más. ¿El conglomerado de izquierda es el que más los representa?
€“Sigue siendo Juntos Podemos Más la organización de la que Agosto Negro es parte, la Legua York es parte y yo no solo soy parte, sino que también fui precandidato (a diputado, en las pasadas elecciones de 2005). Creemos que las cosas se llevan no solo con el bla bla y con una molotov, sino que se construyen en todos los frentes. Son colectivos, son conglomerados políticos, son el pueblo mismo. Nosotros seguimos con el Juntos Podemos Más hasta que no se pueda más.

Después de pintar murallas durante muchos años, en 2004 Legua York tuvo su encuentro frente a frente con el arte oficial. La artista visual Lucía Egaña los invitó a participar dentro de “Transformer”, una muestra colectiva montada en el Centro Cultural Matucana 100 de la capital, donde quince obras en distintos formatos sufrieron modificaciones diarias y donde los raperos no perdieron oportunidad.

€“Lo que se hizo fue partir con una manifestación dentro de Matucana 100 €“explica Lulo€“. Cuando todos estaban tomándose su copita de champán, comiéndose sus quesitos, nosotros aparecimos encapuchados, tirando volantes de Legua York y pescamos los micrófonos y empezamos a rapear. Detrás de eso, nuestros compañeros del FRAP comenzaron a hacer un BRP (mural de la Brigada Ramona Parra). El muro terminó siendo mitad BRP, mitad graffiti, mitad rayado, mitad propaganda política: fue como un charquicán. La idea era que empezara un muro blanco y cómo terminaba, o sea, la metamorfosis que viven los muros en la calle.

€“¿Y qué pasó con el mural?

€“No sé, pregúntenle a la Lucía. A la Lucía Hiriart pregúntale donde está la plata y a la Lucía Egaña donde está el mural.

€“Hablando de música, ¿cuáles son tus referentes locales de música combativa?
€“Violeta Parra es la madre de la música; Víctor Jara, gran señor; Los Prisioneros, Joe Vasconcellos, Santo Barrio. No es chileno, pero igual tengo que nombrarlo: Lucho Barrios. Es un gran pilar de nuestra música, todos nos criamos escuchando Lucho Barrios en Chile y ya que estamos en una página de música, yo le pido a la gente que hace el Festival de Viña que lo traigan antes que se muera ese gran señor.

€“Telonearon a Fermín Muguruza cuando vino en 2005 y en su gira a Europa lo vieron nuevamente. Él hace punk y ska, no rap. No se trata de hip-hop entonces, sino más bien de ideas.
€“Fermín Muguruza es uno de nuestros grandes amigos, como la gente de (la banda de punk y ska vasca) Skalariak o el mismo Manu Chao. No creemos que el hip-hop vaya a hacer la revolución. El hip-hop es parte de un pueblo que a lo mejor va a llegar a cambiar algo, muy pequeño.

€“¿Y la música?
€“La música es difusión de ideas. No es un material, no es un disco. Es circunstancial que hoy estemos lanzando un disco que se llama Militantes Hip Hop, y que sea por el sello Dicap es uno de los sueños cumplidos.

€“Dicap fue el sello de la Nueva Canción Chilena.
€“Y lo sigue siendo.

€“¿Y qué significa para ustedes participar en ese sello?
€“Para Agosto Negro es un sueño concretado que alguna vez lo pensamos. Quilapayún, Inti-Illimani, Víctor Jara salieron por Dicap y soñábamos algún día estar ahí, cuando no existía. Y que haya vuelto nos parece la raja. Sin desmerecer el trabajo que se hizo en dictadura, porque nuestra otra patita y la mía más personal, que es Legua York, seguimos fieles a (el sello) Alerce. Reconocemos todo el trabajo de Ricardo García (fundador de ese precursor sello en 1976) y de toda la gente de Alerce y de lo que se hizo en plena dictadura, y ese es un trabajo que había que tener agallas para hacerlo. Tenemos nuestro corazón dividido.

€“Además licenciaron discos por Creative Commons para que la gente los pueda descargar gratis.
€“Tenemos cuatro discos liberados: dos de Agosto Negro y dos de Legua York. Es que estamos creando todo el rato. Somos muy agradecidos de la gente que compra los discos, que va a las tocatas, que paga su entrada. Tenemos todos estos temas que hemos hecho para la campaña del Juntos Podemos, para cortometrajes, otros que no han quedado en nuestros discos y creemos que es un egoísmo tenerlos guardados bajo siete llaves. Entonces, “tomen, se los regalamos, son de ustedes”.

Mientras planean su próximo viaje a Bolivia y organizan su segunda gira europea, Legua York no paran de crear canciones contingentes para el sucesor de Huelga de hambre (2004, Alerce). Como estos militantes del hip-hop viven una lucha diaria en las poblaciones y escenarios, Lulo se mantiene siempre alerta, así que antes de irse aprovecha la ocasión para pasar un aviso.

€“Al final de la entrevista tenís que saber poner que nuestro mail es leguayork@gmail.com y que el teléfono es el 09 €“ 516 4051. Ponlo en la entrevista porque cualquiera que nos quiera invitar a los colegios, a las manifestaciones, al acto de la plaza o de los abuelitos, ahí nos llaman o nos escriben y vamos.

www.leguayork.net
www.myspace.com/leguayork

La patria grande del hip hop

€“¿Cuál es el rap consciente y cuál el inconsciente?
€“El rap consciente es el que está atento a las problemáticas sociales que están pasando en el país, en el continente y, para ir más allá, en el mundo. Cuales son las problemáticas que están llevando al exterminio de la raza humana, y nosotros en la población La Legua estamos muy conscientes de lo que pasa y lo estamos tratando de revertir en nuestro microespacio. MC Dado lo está haciendo en (la comuna de) El Bosque, los cabros de La Pintana lo están haciendo allá. Eso es hacer rap consciente, no tan solo mirarse el ombligo, sino que también mirar hacia fuera, lo que están haciendo los otros pobladores.

€“Así como en Militantes Hip Hop están representantes de La Legua, La Pincoya, La Florida, ustedes han viajado a Argentina, Venezuela y ahora van a Bolivia. América Latina es como un gran barrio para ustedes.
€“Es que somos parte de un colectivo bolivariano de hip hop que se llama Hip Hop Revolución, donde definimos que somos habitantes de la “Patria grande”, como decía Simón Bolívar o José Martí. No reconocemos las fronteras, no reconocemos muchas veces las banderas, no creemos que sean motivos para separarnos y creemos que el hermano boliviano es tan rapero y es tan ser humano como nosotros, así como el hermano venezolano, el ecuatoriano y todo el resto del continente.

€“Y las problemáticas en los demás países son más o menos las mismas.
€“Son similares porque hoy la gran problemática se llama neoliberalismo. Desde esa base nos unimos y decimos que somos raperos con conciencia de clase y nos paramos con una visión firme de para donde queremos a Latinoamérica y creemos que lo que está haciendo Cuba hace harto rato nos acomoda más que el sistema neoliberal.

www.hiphoprevolucion.org

Esta entrada fue publicada en Entrevistas. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Legua York cumple 10 años

  1. Marinella dijo:

    Muy guapa David. Como comenta Oscar, la cooimspcif3n es muy buena. bfAun ased, no este1 la sombra muy al ledmite inferior? Da la impresif3n que este1 incluso algo cortada

  2. rodolfo rio cuarto dijo:

    ese grupo estuvo bueno en su momento pero desaparecio o que paso?? alguien sabe???? escucharon la maga mc????

  3. luis dijo:

    me podrian pasar una pagina de internet para bajar musica de hiphop boliviano ale_pacheko_2007@hotmail.com gracias

  4. felipe escarate salgado dijo:

    buena cabros lo que estan haciendo es bueno para todos nosotros esta mostrando que el hip hop esta respaldado por unos pilares solidos y que no solo es una moda pasejera como lo ven algunos sino que es una herramienta para poder pogresar y salir a flote.

  5. joaquin dijo:

    no conosco este grupo pero se ve pulento y a mi me gusta caleta+ el hip-hop y el rap

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>