Ocho Bolas celebra 15 años con disco

Ocho Bolas

La banda punk rock más importante de Valparaíso presenta “Chaquetones Sucios”

Leyendas del punk nacional, esta agrupación tiene una historia de aguante que registra la desaparición de un roadie en el desierto mexicano. Forjada en los cerros, su actitud sigue sonando fuerte en las calles del Puerto.

Por Felipe Montalva desde Valparaíso | La Nación

Lunes 14 de mayo de 2007

Dicen que en el Puerto el contraste es norma. A escasos metros de la casa museo La Sebastiana, que alguna vez perteneció a Pablo Neruda y que hoy es regentada por la fundación del mismo nombre, se localiza el teatro Mauri, enclavado en un punto neurálgico del cerro Florida.

Allí, esta noche, otro Valparaíso, quizás menos turístico-cultural, se da cita pese al frío, que no vacila en corretear con sus buenas dosis de alcohol. El motivo no es otro que el lanzamiento de “Chaquetones sucios”, el disco que compila 15 años de trayectoria de Ocho Bolas, una de los nombres clave del punk rock, no sólo porteño sino nacional y que, pese a los cambios de personal, parece confirmarnos que la pachorra y una estricta independencia musical son recetas para la longevidad. Y, ojo, que esta no es una historia exenta de dificultades y tragedias. Entre ellas, el reciente accidente automovilístico de su bajista, Jorge Vega, que casi le cuesta la vida, y la desaparición en México de su roadie, Sergio Mundaca, cuando intentaba cruzar de ilegal a EEUU hace 3 años. Así es la vida en el puerto. Dura.

Punks viejos

El detalle no es menor. El teatro Mauri es el local donde Ocho Bolas hizo su debut hace ya 18 años. Así lo recuerda, sobre el escenario, el vocalista Jesús Pereira, más conocido como “El Sata” y saca una canción de la manga, “Atrapados”, de ese primer casete autoproducido llamado “Al servicio” (1989). ¡Un dos tres cuá…! A su lado, Rienzi Nahuel en las 4 cuerdas le pone power. Es la vieja escuela. Esa cultura de punk, metal y rock preadolescente que fue capaz, quizás sin creérselo, de montar a fines de la dictadura un pequeño pero efectivo circuito alternativo. Entonces, abundaban los casetes pirateados que corrían de mano en mano, y los instrumentos compartidos. Era rara ver una banda totalmente equipada, y los lugares para tocar no existían.

“Pertenecemos a esa primera generación que tuvo las herramientas para abrir caminos que fueron cerrados -por razones obvias- en Chile”, dice Pedro Guerrero, baterista y uno de los miembros fundadores de Ocho Bolas. Está feliz de tener “por fin” el disco en la calle, editado independientemente y distribuido por Alerce. “Chaquetones sucios” contiene 25 temas en más de 70 minutos. En él, no sólo hay himnos como “Lautaro rocanrol”, “Trabajo duro”, “Caramba” y “Décimas del roto choro”, sino también temas nuevos… “Voy pa’l Barón” y “Vamos andando mi amigo” -el cover de Congreso. Además hay rarezas como tomas en vivo y temas inéditos, entre ellos, algunas canciones contenidas en el disco “En este medio miedo”, jamás publicado pero que data de mediados de los 90.

¿Punk rockeros de más de 30 años? “Ja ja … Creo que vamos a morir siendo rockeros”, dice Pedro, “Una vez, en Argentina, en el Festival Cosquín vi a compadres de 50 años vacilando a Attaque 77… Claro, aquí en Chile, como somos medio chaqueteros alguien puede decir: €˜Oye, na que ver ese viejo vacilando rock’… ¡Pero yo lo encuentro la raja! Así como encuentro increíble que Los Blue Splendor, aquí en Valparaíso, o Los Jaivas sigan en lo suyo. Ya pasó esa idea de que lo rockero tenía fecha de vencimiento cuando tuvieras familia y trabajo”.

La provincia

En 1991, la banda publicó “Trabajo duro”, en vinilo y en Alemania, por el sello DIM Records. Por este trabajo fueron considerados en Chile como los primeros cultores de un tipo de punk llamado “oi!”. Más sencillo, rabioso y con coros más barrabrava que el punk tradicional. Un par de años después, Ocho Bolas entró en un receso del que saldría a mediados de la década, con un sonido más experimental.

Pero el asunto de la fusión quedó ahí. A principios del 2000 aparece “Caramba”, que retoma contundentemente el espíritu punk. ¿Un disco cada 4 años? “Sí, y no nos hacemos atao por eso”, comenta Pedro. Así son las condiciones de producción en la provincia, quiere decir. “Es lo que llamamos €˜la vida charcha’, es como todo a media máquina pero ser de provincia y no ser de Santiago. Es una condición que te aleja del marketing y de la moda”.

Quizás uno de los puntos más altos alcanzado por el cuarteto es la edición de “Genio y figura”, disco donde rockearizan poemas de Pablo de Rokha. La placa, publicada en 2002, contiene versiones apabullantes -presentes en el compilatorio- como “U$A Company” y “Militares”. Pedro Guerrero dice: “Creo que hay un antes y un después de ese disco. Harta gente nos comenzó a ver de otra manera. Allí nos rodeamos de un público que yo llamaría rokhiano. Pareciera que con buena música puedes ser más transversal”.

Pero es una transversalidad que no quita la rebeldía y que habla de (otra) faceta del habitante de Valparaíso. Cierta choreza extravagante. El tema “Voy pa’l Barón” lo avala: “Así es el mundo del rocanrol/ Hay poca plata pero mucha diversión/ No tomo el metro pero voy en ascensor”. Es actitud, en definitiva, y la hay de sobra en un disco que, prontamente se lanzará en Santiago y que ya se puede encontrar en varias disquerías. LN

Arqueología visual

La aparición de “Chaquetones sucios” de Ocho Bolas coincide con el estreno de “Ruidos molestos: sonidos de rock porteño”, un documental firmado por la realizadora local Viviana Sepúlveda y que rescata, desde los testimonios de varios de sus protagonistas, la peculiar historia del rock en estos lares, en los últimas 2 décadas. Dos años de investigación casi arqueológica para “rescatar una generación escasamente estudiada y que en general en la región dio frutos interesantes en cuanto a la creación”, indica su directora. Presentado durante abril en Valparaíso, el documental debiera itinerar por el interior de la V Región en este mes. Una oportunidad para atisbar algo de lo que fue.

Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Ocho Bolas celebra 15 años con disco

  1. natahanoj dijo:

    grande ocho bolas consecuencia,pero no se si autonomia al grabar discos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *