Libro sobre El Canto Nuevo

El Canto Nuevo Chileno: Un legado musical

Por Ricardo E. Ortiz Barría | Fuente: El Divisadero

Al anochecer del martes recién pasado, en el galpón de la mítica ex Parroquia Universitaria, ubicada al costado oriente de la Plaza Pedro de Valdivia, en la comuna de Providencia en Santiago, asistimos a un largamente esperado “remezón a la memoria”. Con el mismo sigilo de otrora (quizás si por instinto), más de un centenar de nostálgicos y aun “jóvenes” cincuentones , asistimos a la presentación oficial del libro de la Periodista, Musicóloga y Directora del Instituto Cultural del Bancoestado Patricia Díaz-Inostroza “EL CANTO NUEVO CHILENO un legado musical“, obra que forma parte de la Colección Cultura de la Editorial de la Universidad Bolivariana.

La obra en referencia, estructurada en siete capítulos, recorre cronológicamente “la canción”, desde la época de los primeros juglares y trovadores en el siglo XI, adentrándose en sus antecedentes históricos y estéticos, para luego proseguir con la herencia hispánica lírica al continente; la aparición del disco y las distintas vertientes de nuestra música popular chilena; nuestra gran Violeta Parra y su obra, quien mereció para la autora, un extenso y pormenorizado capitulo; lo propio ocurre con La Nueva Canción Chilena y las expresiones y escenarios paralelos de la música popular nacional. Culminando con el fondo y motivación de la obra, la historia del “Canto Nuevo”, en la que con un amplio conocimiento y dominio del tema, la autora integrante en la época del grupo “Abril”, nos entrega con prolijidad, esclarecedores antecedentes acerca de sus orígenes, sus protagonistas, los espacios y medios de comunicación que difundieron su arte y su propia visión acerca de las causas que pusieron fin al movimiento.

Como lo consigna la autora en la contraportada del libro: ” El Canto Nuevo chileno es un intento apasionado por rescatar la memoria social la canción chilena de espíritu libertario, en especial aquella de los difíciles tiempos de la dictadura militar donde cantar inteligente y poéticamente era un ejercicio peligroso y solitario”. Por nuestra mente y nuestros corazones pasaron vertiginosos, un cúmulo de recuerdos de aquella juventud veinte añera vinculada a la época de mayor auge en Chile del “cassette” , el popular soporte fonográfico masificado a fines de los 70 y comienzos de los 80 , que puso fin a la fabricación de discos de vinilo en el país, y posibilitó el que pese al miedo imperante, se proyectaran a todo lo largo de nuestro territorio, canciones como: “El hombre es una flecha”, “Cuando llega el invierno”, ” El Viaje”, “Simplemente”, “A mi ciudad” y tantas otras. En distintos lugares de nuestro Chile brotó “La Semilla” y muchos aun hoy, podemos contar que “Había una vez” en Arica, Valparaíso, Concepción, Temuco, Valdivia, Coyhaique y Punta Arenas, algún café, un centro cultural, una capilla o algún festival de esos que ya no existen, en donde surgieron y se multiplicaron decenas de grupos y solistas denominados entonces “cantautores” . Aquellos que aquí y allá, y al igual que los jóvenes que se cobijaron al alero de la Parroquia Universitaria, asumieron como resaltó uno de los presentadores de la obra, el periodista Fernando Paulsen que “hubo que generar actividad desde una situación trágica, hubo que inventar códigos y lenguajes distintos, el Canto Nuevo fue por entonces, una opción de “VIDA”. Al audicionar hoy expresiones distintivas del Canto Nuevo, uno salta para atrás y dice ¡que canciones más lindas!, pero en aquella época, eso era ¡¡ más heavy que la cresta !!” .Por su parte el sociólogo Eduardo Yentzen , Director de un colectivo que creara en 1978 la recordada revista “La Bicicleta”, sostuvo entre otras cosas que ” el Canto Nuevo fue ese atreverse a hacer resistencia cultural a la dictadura, hoy, se lucha culturalmente por el carrete y el Canto Nuevo era un carrete cultural con un profundo sentido político”.

“Pati” la autora, en una breve reflexión acerca de la misma, expresó:”nosotros no cantábamos para olvidarnos del mundo, sino para hacerlo más grande. No olvidemos que la identidad se encuentra en las huellas de lo que día a día va quedando entre la gente; hoy, a hora, podemos decir lo que se nos ocurra ¡¡aprendamos!!. “Pati” finaliza las 270 páginas de una obra urgente y necesaria, la que no basta solo con leerla, también hay que “palparla” , con una muy vigente declaración de la extraordinaria interprete argentina Mercedes Sosa al diario “Clarín” de Buenos Aires en 1996 ” Atención: ¿Cuándo cambiaron las cosas en el mundo como para que la canción social se haya ido ? . Hay problemas económicos, sociales. Ecológicos. Hay problemas de naciones enteras enterradas en la miseria. El peor momento del mundo es este. No es que la gente busque canciones con contenido social: los problemas de la gente son nuestras canciones”.

Como corolario de una noche inolvidable, se presentaron después de más de veinte años, junto al saludo en off de Miguel Davagnino (quien se encontraba de turno en una emisora capitalina), legendario creador en la época, del programa radial “Nuestro Canto” en la Chilena, el también radiodifusor del “Canto Nuevo” Sergio “Pirincho” Cárcamo creador de “Hecho en Chile” en Galaxia : Eduardo Peralta, el que su vez presentó a Isabel Aldunate, a quien a su vez le correspondió presentar al dúo Schwenke y Nilo , presentando Nelson a Luis Le-Bert, quien fue uno de los más ovacionados de la velada, por el publicó que coreó y cantó con él “A mi ciudad”. En el cierre, “Pirincho Cárcamo presentó por primera y única vez, reunidos después de 23 años de su disolución en 1984, al grupo “Abril” con todos sus integrantes originales, destacando entre ellos su solista Tati Penna y la propia autora de la obra Patricia Díaz-Inostroza.

Mención aparte nos merece, la sólida conducción del evento, el que estuvo a cargo del locutor magallánico Yerko Hromic, quien con solvencia y calidad, supo acertadamente crear el ambiente propicio para tan especial y emotiva ocasión.

Pasadas ya las 23 Hrs., rumbeamos hacia el sur , acompañados por las luces y los plátanos orientales de la Avenida Pedro de Valdivia, escuchando aun en nuestro interior, a los Schwenke y Nilo cantando “Llueve, llueve en calle Picarte/ y los suplementeros / van corriendo ligero / mostrando al presidente / hablando allá en Coyhaique. Llueve, llueve . . . .

Publicado el 18-05-2007

Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Libro sobre El Canto Nuevo

  1. coco cespedes caro dijo:

    No son solo las canciones y sus hermosas letras. Son tambien los recuerdos, el contexto de entonces. Lo idealistas que queremos seguir siendo y con el canto nuevo seguir haciendo paso nuevo y describiendo el mundo. Me encanta que america esta hermandada por esto y los paises mas lejanos que han tenido tan semejantes experiencias.
    Hay que seguir desarrollando el canto nuevo allende Los Andes y mas…

  2. VIVIANA dijo:

    MARCOS, ESCRIBEME A FINANZAS@SELLOALERCE.COM Y TE CUENTO COMO PODEMOS HACERTE LLEGAR EL LIBRO.
    VIVIANA

  3. Hola: ¿dónde puedo conseguir el libro? Vivo en México. Saludos

  4. César Huapaya dijo:

    “No olvides la identidad
    que se encuentra en nuestras huellas”,
    aterrizan las estrellas
    con el canto de hermandad.
    Por amor y dignidad
    se une el futuro al pasado
    vibra en musical legado
    EL CANTO NUEVO CHILENO.
    A la Patty… beso pleno
    por su libro tan preciado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>