El nombre de esta banda es Ocho Bolas

Ocho Bolas - Chaquetones Sucios

Cuando pienso en Ocho Bolas, la primera palabra que se me viene a la mente es consecuencia. No pienso en Valparaíso, ni en el cerro Alegre que los vio nacer. NO, lo primero que pienso es en la consecuencia, la convicción y el talento que debe tener una verdadera banda de rocanrol para permanecer unidos y trabajando durante más de 15 años.

Para mí, el rocanrol es un asunto de cojones, y estos cuatro tipos ya los tienen desde su nombre. Esta actitud no tiene nada que ver con el lugar donde naces, con la marca de los instrumentos que usas, ni con ningún otro lugar común, al que los críticos musicales suelen apuntar cuando hablan de la trayectoria de un grupo.

Sucede que JESUS, PEDRO, RIENZI y PIN PON lo han dejado todo sobre el camino para dar forma a este sueño llamado OCHO BOLAS. Una banda que ya ha grabado 3 discos oficiales, participado en muchísimos compilados, que se ha presentado en cientos de escenarios, inclusive en el extranjero, y para eso, para lograrlo, no han apelado más que a sus ganas y a su corazón.

La historia se inicia como la de muchas bandas: cuatro chicos que no superaban los 16 años, que deciden juntarse a tocar a fines de 1988. Desean crear una banda que les permita expresar toda la temprana rabia y disconformidad contra el régimen imperante y las injusticias sociales. Eran tiempos en que la dictadura militar aun gobernaba el país, había temor en el ambiente, a pesar de ello la banda decidió no seguir adelante con su propuesta contestataria.

Mucha gente ignora lo difícil que es dedicarse a la música, o a cualquier otra actividad artística, hoy en Chile. Por lo que resulta fácil imaginar que a fines de los ochenta era casi una empresa de locos. Así las cosas, estos cuatro locos deciden transformar las dificultades en la fuerza necesaria, para dar forma a su sueño. Armados de una guitarra y de unos cuantos bidones de parafina, comienzan a hacer nacer sus primeros acordes. Desde ese momento no han parado hasta hoy.

¿Qué decir? ¿Qué tipo de música hacer? ¿Cuál es la herramienta adecuada para retratar la realidad imperante? Las preguntas van sacudiendo las neuronas de la banda. La respuesta es abocarse en esta primera etapa a un punk elemental, pero lleno de fuerza. Las letras son directas y potentes contra la dictadura militar. En ese momento, la banda se atreve a decir lo que muchos callaban, y como siempre con valor, con BOLAS!!!. Otras temáticas de estas primeras canciones eran la iglesia y sus mentiras, las absurdas celebraciones del 5° Centenario, teniendo en cuenta las matanzas e injusticias cometidas contra los pueblos originarios, abordando de esta manera un tema que en esos años se encontraba casi totalmente fuera de discusión.

Debutan en 1989 en el Teatro Mauri de Valparaíso y ya no paran nunca más. Esa noche el metalero, acostumbrado a las letras en inglés y los ritmos propios de ese estilo, no se imaginaba que en escena aparecerían 4 jóvenes músicos, con una propuesta bastante novedosa para la época: letras en su propio idioma, cabello corto, vestimenta simple, y sobre todo una actitud sencilla que los acerca al público. Afortunadamente, la gente esa noche capta el mensaje de la banda, escuchan con atención esta nueva propuesta, y la premian con un cerrado aplauso.

En noviembre del ’89, la banda decide registrar ocho canciones de manera oficial en un estudio de Viña del Mar. Con poquísimo dinero, logran arrendar lo necesario durante 5 horas. El resultado es “Al Servicio“, cinta que se trasformó en toda una revelación para la incipiente escena rocanrolera en Chile. El sonido crudo y las letras comprometidas del trabajo hicieron escuela, transformándolo en todo un clásico, que incluso llegó a ser escuchado en importantes circuitos de Europa y Sudamérica.

Las tocatas se suceden en lugares como el Teatro Victoria y también en numerosas sedes vecinales del puerto y Viña del Mar. Algunas veces, estos conciertos terminan abruptamente debido a la intervención de la fuerza pública, que actúa en contra del público joven que recién se viene acostumbrando a los conciertos. Esta historia se viene repitiendo hasta el presente, ya que en muchas ocasiones la euforia y pasión que desata la música es confundida por las fuerzas represivas con “desorden” y “vandalismo”. Todo esto llevó a que las autoridades de la época consideraran a Ocho Bolas como peligrosos “instigadores de la violencia”. Este hecho, que hoy puede, incluso ser considerado como anecdótico, revestía un carácter demasiado serio en aquellos años de agitación política. Pero ni siquiera esto pudo detener los bríos de los cuatro amigos, que para ese entonces abandonan la calle Templeman y se instalan definitivamente en el Cerro Barón de Valparaíso.

Llega 1991, año de un importante logro para la banda. Ese año editan el disco “Trabajo Duro“. La leyenda cuenta que un productor alemán, al escuchar el caset “Al Servicio”, les ofrece editar un disco en dicho país. Increíblemente la oferta se concreta y “Trabajo Duro”, grabado en la localidad de Quillota a ocho pistas y editado en vinilo, se transforma, en poco tiempo, en otro clásico del rocanrol que fortalece el sonido crudo y la actitud desenfadada, de la banda. Para celebrar la aparición de este trabajo la banda realiza un sinfín de presentaciones en diversos bares y fondas de la Quinta Región. Este ritmo de tocatas les entrega un fiato y fuerza escénica que perduran hasta la actualidad.

Luego de un receso que dura hasta 1994, la banda se reagrupa esta vez con Yofi Catalán en el bajo. Este periodo es recordado por los músicos como una etapa de mayor experimentación y búsqueda. Registran algunos trabajos, algunos de los cuales aun permanecen inéditos. Entretanto, el sello Alerce reedita “Trabajo Duro” en su colección “Clásicos del Punk Chileno“, lo cual ayuda, redunda en una mayor difusión. Por otra parte son invitados a participar en varios discos compilatorios en el extranjero: En Italia se edita “OI It´s a World League” con “Trabajo Duro” representando a los chilenos, quienes son los únicos sudamericanos que figuran en la placa. En España se edita “Rock contra el 5° Centenario“. La banda es incluida con la canción “Nuestra Humillación”, perteneciente a la primera cinta grabada en 1989. También figuran en el compilado “Urbanoise“, editado en Brasil siendo la única banda chilena presente en ese disco.

Recién a fines de la década del noventa, retoman el camino discográfico con la edición de “Caramba“, trabajo que comenzó a ser registrado en 1998, con bajo presupuesto y muchas ganas. Sin embargo, a veces las ganas no bastan y la grabación debió suspenderse por una serie de problemas extra musicales. En todo caso, la banda aprovecha de buena forma el interludio para grabar dos canciones para el proyecto discográfico “Vida Férrea“. De esta manera, son registrados los temas “Caramba” y su particular versión de “Pedacito de mi Vida.

Corren los primeros meses de 1999 y el grupo retoma las grabaciones de esta nueva producción, y a fines de ese año logran editar “Caramba!” en formato casette, bajo etiqueta Brutal Record. El sencillo homónimo logra una alta rotación en las radios, y la prensa especializada premia el trabajo de los cuatro porteños con excelentes críticas.

El año 2002 es un año fundamental, no sólo en la vida de Ocho Bolas, sino también para la música chilena, porque en ese momento aparece El disco “Genio y Figura“. Este trabajo es grabado en Santiago en solo un par de semanas, la producción es realizada por la banda, de esta forma los músicos logran un trabajo que en concepto, sonido composición musical, y adaptación vocal, lo transforma en un imperdible para todos los amantes de la buena música. Y por su puesto, en una pieza de colección para los seguidores de la poesía, en especial la poética de Pablo De Rokha. En agosto de ese año interpretan gran parte del disco tributo al vate junto al resto de su repertorio en el programa “Raras Tocatas Nuevas” de la radio Rock & Pop, transformándose en una adelanto para el estreno oficial de la placa que se realizaría en diciembre de 2002.

“Genio y Figura” se compone de 14 canciones que rinden un merecido homenaje a Pablo De Rokha, poeta imprescindible, contestatario, rebelde, como la banda, algo mas que destacable, es que los poemas fueron musicalizados íntegramente, (nada de extractos, como en otros trabajos de este tipo), Notable es la apertura del disco, con la voz del mismísimo poeta recitando, “El Canto del Macho Anciano”, seguido de cerca por los compases de los cuatro músicos. La primera edición está totalmente agotada, y se espera con ansias una reedición que ponga este trabajo en el sitial que merece. Este trabajo resultó ser muy importante para la banda, por la excelente crítica que recibieron, por que les permitió ampliar considerablemente su circuito de tocatas y su publico, además de llevar su música y sonido hacia nuevos derroteros, eso sí, sin perder jamás la esencia de Ocho Bolas. Genio y Figura, es un disco notable, por donde se le mire.

Así llegamos a este año, a este preciso momento en que TÚ tienes esta carátula en tus manos. Por fin estás terminando de leer esta aburrida presentación, pero calma, “Chaquetones Sucios” ya está comenzado a sonar en tu reproductor. Aquí hay rocanrol de verdad, con compromiso, como ya te dije, con convicción y talento.

Eso es este disco.

Eso es Ocho Bolas.

¡EL NOMBRE DE UNA BANDA NUNCA ESTUVO MÁS ACERTADO!

Pablo San Martin
Poeta.

Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El nombre de esta banda es Ocho Bolas

  1. Basthian dijo:

    qwero saber si por kasualidad recibven demos ok
    respoondan
    pazz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>